INICIO

CAFÉ FINANCIERO

02/01/2019

“Nuevo año, renovadas perspectivas en el sector financiero”. 

Sin dudas el 2018 resultó un año complejo en materia de inversiones. Sin embargo, el cierre de las últimas ruedas invita a renovar expectativas de cara al inicio del 2019.

Por cierto, el día viernes 28/12 (última rueda del mercado local) la jornada resultó positiva para las cotizantes más líquidas del mercado accionario local. De esta forma el 2018 resultó con una variación de apenas 0,7% medido en pesos, con un tipo de cambio que aumentó un 102%. Es decir, en moneda dura, el índice que replica las cotizaciones de las acciones más negociadas se desplomó en torno al 50%. Este resultado resulta el peor año en una década para los inversores en acciones.

Si se toma como referencia el mes de diciembre, el saldo fue negativo en 3,8% para las inversiones en renta variable. Las principales bajas fueron las de Pampa Energía (-13% en el mes), Tenaris (-11,6%) y Ternium Argentina (-11,1%). Las últimas dos salpicadas por una causa de corrupción que involucra al CEO del grupo.

En contraste, cerraron el mes con subas los papeles de Mirgor (+16%), Transportadora de Gas del Norte (+10%) y Transener (+10%).

En lo referido a renta fija, los bonos tuvieron un cierre semanal positivo, con una contracción del riesgo país en 20 puntos básicos en la rueda del viernes. De todos modos, el diferencial de rendimientos elaborado por JP Morgan termina el 2018 por sobre los 800 puntos.

Por su parte, en relación al tipo de cambio, en la última rueda del año la cotización del dólar retrocedió 60 centavos en su versión mayorista. De esta manera, la divisa terminó el año con un avance del 102% sobre el peso.

El escenario de mayor incertidumbre internacional, con mayores tensiones en Estados Unidos a nivel político entre Trump y la Fed, alimentaron la volatilidad en las plazas internacionales, mientras que un poco claro escenario político local condicionó las cotizaciones de los activos domésticos en los últimos meses. De cara al inicio del 2019, a nivel local el foco continuará puesto en la evolución del tipo de cambio, en la postura del BCRA respecto a las tasas de interés y en el nivel de actividad económica.

En este contexto, en las últimas semanas la curva argentina sufrió un severo castigo en todos sus tramos, principalmente en el tramo medio, debido a que en dicho tramo es donde se concentran los mayores vencimientos y la mayor exposición al crédito. Con el escenario político aún poco claro de cara a 2019, cabría esperar cierta volatilidad en los precios de los bonos argentinos a la espera de las candidaturas presidenciales y las encuestas más cercanas a las elecciones primarias. A mediano y largo plazo, de disiparse parte de la incertidumbre política,  la curva soberana argentina tiene un marcado potencial de mejora en su perfil de riesgo, sustentado en la consolidación de las reformas tendientes a eliminar el déficit fiscal y al éxito de la política monetaria en su objetivo de reducir la inflación.

 

En síntesis para el 2019, si bien pensamos que lo peor ya pasó y que el año 2018 cerró bajo un clima de estabilidad cambiaria, así como con una tasa de interés levemente decreciente, todavía faltan confirmaciones de cara a un año donde los escenarios políticos en Argentina jugarán un papel preponderante a la hora de armar las carteras de inversión.

Ir Arriba

© 2015 Diseño Web en San Juan nitro2.com.ar Diseño web en San Juan